martes, 10 de febrero de 2015

Los desaparecidos

Extractos de las declaraciones tomadas a los testigos de las desapariciones:


“No fue una desaparición como uno se la imagina por las películas. Nada de naves espaciales ni haces de luz que te absorben, no. Fue escuchar el pitido final del partido y nos dimos cuenta de que ya no estaba y eso que era difícil salir del bar porque estaba de bote en bote. Ya ve usted señor agente, él, que siempre se quedaba a masticar el postpartido tras cada encuentro, a analizar gestos, caras y mohines. Como comprenderá estamos muy preocupados, claro, sobre todo porque tuvimos que hacernos cargo a escote de todo lo que se había tomado para olvidar el mal trago…”

Menos de 72 horas han pasado y todavía el gobierno no ha tomado las riendas de la situación. Uno no sabe a qué esperan nuestros mandatarios para declarar el estado de excepción y solicitar a la ONU el envío de una misión de cascos azules para localizar a los desaparecidos, para encontrarlos y permitirles volver a sus felices rutinas de jornadas laborales, noticias rosadeportivas y recuerdos nostálgicos de descuentos larguísimos. Claro está que los causantes de todos son los de siempre, los violentos. Aunque cierto es que los violentos esta vez solo mostraron agresividad para con las redes defendidas por ese portero cuasi jubilado que chirría de la misma forma saliendo por alto que anunciando productos capilares, sí, pero eso no se hace y menos a unas horas en las que te arruina todo lo que resta de fin de semana. ¡Qué disgusto les han dado estos de rojo y blanco a tantos y tantos ejemplares ciudadanos que desde el sábado pasado se han desvanecido!

“A partir de las 11 de la mañana empezamos a preocuparnos porque ella era siempre de llegar a las 8 todos los lunes pero pensamos que a lo mejor la niña le había vuelto a dar una mala noche y lo dejamos pasar. Lo más extraño fue que cuando volvimos a nuestros sitios tras la parada del café todos los expedientes estaban tramitados en la bandeja de salida. Justo antes de comer vimos con sorpresa como de debajo de la mesa salía una mano que cogía el teléfono y al acercarnos a su sitio la vimos allí, agachada, con la mirada perdida y el pelo alborotado, musitando nosequé cancioncilla de las mocitas madrileñas…”



No crean ustedes que los medios se hacen eco tampoco de estas desapariciones en masa, de eso nada. Andan los medios hablando de saraos, de divisiones y de actitudes y, como tantas veces ocurre, a uno le extraña que no se hable de los abducidos de la misma forma que le sorprende que tampoco hablen de unidad, de compromiso y del juego celestial que el equipo supuestamente violento bordó. Sé que ustedes están acostumbrados al ninguneo diario pero, en ocasiones como estas, uno sigue poniendo a prueba los límites de su sorpresa ante que venda más buscar tiritas para el vencido que laureles para el vencedor. Desayunaremos, comeremos y cenaremos en los próximos días con pormenorizados análisis de las canciones que sonaron en un cumpleaños, con una comparativa de si los combinados fueron de primeras marcas nacionales o de importación y hasta de si el cantante de cumbias venido para la ocasión tuvo una caída de ojos desmayada con la alimaña balóndorada, que como está vulnerable últimamente todo podría ser. Nada se oirá de la pizarra que se merendó a la otra, de ganar la pelea en el medio del campo hasta borrar de la faz del terreno al adversario, de las gigantescas pequeñas victorias en cada balón dividido. No consuman, insiste de nuevo el artífice de todo.

“Yo siempre le guardaba dos barras: una integral y una de picos, porque se le ve que le gusta mojar pan y su esposa cocina que da gusto, todo sea dicho. Después de tres días sin venir se acercó una vecina a mi local y me dijo que venía de parte de su suegra para decir que andaba como alma en pena por casa, hablando solo y haciendo bicicletas para regatear al paragüero, y que si por favor les podía vender pan aunque estuviera duro, porque se les habían acabado hasta las galletas después de untar el foiegras en ellas….”

Pasarán estos días de a mí el fútbol no me da de comer, estas fechas de yo no pude verlo por un compromiso ineludible y los desaparecidos volverán de manera tan traidora como se fueron. Con esa cobardía que siempre pintó sus caras en la derrota, volverán con el pecho henchido por alguna hazañita de andar por casa, lo mismo tres goles de penalti justito a un equipo con diez que lucha por el descenso. Se harán los encontradizos en las máquinas de café pasadas unas semanas para hablar de una goleada insustancial. ¿Pero usted no estaba desaparecido? , ¿Se ha encontrado ya?, preguntaremos con fingida ingenuidad mostrando una sonrisa socarrona y saboreando de nuevo los cuatro goles que propiciaron la desaparición en masa…

“A mí cuando me dijo que se iba a por tabaco me extrañó porque él nunca ha fumado, pero como cuando hay fútbol se pone muy tonto no le hice ni caso. Luego caí en que además de no fumar, los sábados por la tarde no abren los estancos y ya me llené de azar porque mi Eulogio es muy bueno, pero también muy rata para ponerse a comprar tabaco en el chino. ¡Ay mi Eulogio, que lo mismo está tirado en una cuneta con su camiseta blanca emirates y su gorro con forma de balón de oro! ¡Snif!...” 

28 comentarios:

  1. Los sociólogos se están poniendo las botas con el episodio de regresión colectiva en el tiempo: los seguidores del conjunto color inodoro preguntados por el partido, lo único que consiguen balbucir, a duras penas, y mientras se mecen agarrándose las rodillas es "Lisboa... Lisboa". Si se les responde "Berlín" entran directamente en estado catatónico.

    Muy cierto lo de la tensión sexual entre el premiado de cejas depiladas y Kevin Roldán. Se rumorea que al portugués con estatua sobreexcitada no le metieron 4 el sábado, sino cinco (rimas intended).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Cómo donante o “tomante”? En este caso nunca mejor dicho lo de “tanto monta, monta tanto”.

      Eliminar
    2. Me aventuro a apostar sin temor a equivocarme a que en estas lides, al igual que con los premios individuales, el susodicho es más de recibirlos....

      Eliminar
    3. Lo de Lisboa y otros ataques más o menos retros de los desaparecidos pero menos se estudiará en los libros de texto del futuro bajo el epígrafe: "Variantes prácticas aplicadas sobre huevos y castañas"

      Eliminar
    4. Hablando de huevos y castañas: yo creo que el que sopló tantas velas el sábado es del grupo sanguíneo AB+ (ya saben... receptor universal).

      Hasta le vi tirarle un codacillo a un recogepelotas del Calderón que merecería ser estudiado por el juez de menores más próximo, por guarro.

      Eliminar
  2. No sé qué ha pasado, pero el barrio en el que trabajo parece un escenario de “The Walking Dead”.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me extraña lo de Podemos...hasta para tomar medidas ante tamaño descalabro el gobierno mira a Bruselas, por si las coles...

      Eliminar
  3. Perdonen mi intromisión.
    Yo, como el periodista, soy "poco inteligente".
    ¿Me quieren explicar qué es eso de las rimas del "cinco"; "donante o tomante"; "recibir premios"? Porque, inteligencia me falta pero, mala intención.......

    ResponderEliminar
  4. Las cosas del corazón (o más bien de la nalga) siempre tienen mala explicación.

    ResponderEliminar
  5. ¡Jojojo! Una vez más me he descojonado, pero en esta sección de comentarios se haya la respuesta al fenómeno de las desapariciones: en vez de preocuparnos por ellas, anda el personal comentando sobre la administración de carne en barra por vía ano-rectal de la estrella desaparecida...
    Si ya lo dijo Paris Hilton: "Este chico muy macho, no es"

    ResponderEliminar
  6. Miren, miren como Kevin quedó tras el (insuficiente a todas luces) dúo de karaoke...

    http://estaticos03.marca.com/imagenes/2015/02/10/futbol/equipos/real_madrid/1423524262_extras_noticia_foton_7_0.jpg

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Roto por dentro...(y por favor, no apliquen literalidad donde no crean que tengan que aplicarla)

      Eliminar
    2. Lo del sábado escoció mucho (y por favor, como pide nuestro bienhechor anteriormente, no apliquen literalidad donde no crean que tengan que aplicarla).

      Eliminar
    3. No me extraña que escociera, esto es algo que viene de atrás...

      Eliminar
    4. Normalmente las camisetas se firman en el pecho, porque es lo que enseñas orgulloso... Yo lo de CR lo veo como un orgullo muy particular. Un orgullo que en su día (el 28 de junio), se entenderá .

      Eliminar
    5. Esto toma tintes dramáticos por momentos: http://www.sport.es/es/noticias/real-madrid/kevin-roldan-acabo-exhausto-tras-fiesta-cristiano-3922161

      Eliminar
    6. Sí que es serio, sí. Este chico da la sensación de estar abriendo la puerta de un mueble, o le faltan dos dedos de frente.

      Eliminar
    7. El artículo que aporta Don Paul es impagable...con foto de no me olvides incluida....

      Eliminar
    8. Textualmente, dice el artículo: "Una fiesta que está trayendo cola". ¡Ajá!

      Eliminar
  7. Como decía mi profesor de Literatura, donde la espalda pierde si dulce nombre.
    Referente a la diatriba anterior y por si sirve para una posible encuesta del CIS, yo creo que es mas bien un muerde-almohadas que un sopla nucas, no se puede tener el pelo tan grasiento de manera natural, alguien te tiene que ayudar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quede claro que me es totalmente indiferente la condición sexual del individuo este, me preocupa mucho más su deficiente condición humana, tomada como referencia por mucho equivocado de la vida...

      Eliminar
    2. Por supuesto, todos estos comentarios son figuras literarias, herencia del Quevedo mas purista....Nada más lejos que querer estigmatizar a nadie por su condición, cualquiera que esta sea.

      Eliminar
    3. De acuerdo, pero que Kevin y él han tenido más que palabras lo saben en la China

      Eliminar
  8. Importante apreciación: esto no son "chistes de mariquitas" así en plan Arévalo, son chanzas de CRetino, que es otro género.
    Lo gracioso es esa mezcla de horterismo y grandilocuencia, que hace que puedas permitir traer a tu cantante preferido a tu cumpleaños (porque tienes pasta, y porque el tipo no es más que un cantante de medio pelo que debe cobrar menos que el típico ex-concusante de Operación Triunfo 3). Y luego eres tan idiota que expones a los cuatro vientos que te has ido de fiesta tras un 4-0, dejas que salgan videos de todo tipo, y tu ídolo resulta ser, al menos tan exhibicionista y patético como tú mismo. Y a pesar de todo, eres el ídolo del madridismo. Es que es su perfecto representante.

    ResponderEliminar
  9. Fíjense que el ser superior, en su infinita megalomanía, suele siempre adornar a cada fichaje con la escarapela de nacido para jugar en el Madrí, pero hay que reconocer que en este caso tiene más razón que un santo. Nadie refleja mejor los valores cérvidos que la hiena de Madeira, ya sea en la victoria, en la derrota y hasta en su manera de conducirse por la vida.

    No descarten que, para no poner un océano entre los dos, el constructor que se cree Alejandro Magno fiche a Kevin Roldán para hacer grupo en el vestuario, preferentemente en el vestuario...(mucho peor que Arbeola, jeje, no será...

    ResponderEliminar
  10. Eso, eso, CR7, KR17 (un siete, y no apliquen...) y AAS (Alvaro Arbeloa el de la Sal -no le llega a ser AAH- también es por Suplente, y no por el analgésico genérico, que volvemos a entrar en la espiral)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  11. Arbeola...(lo que diga Cholo va a misa de 12) es un agitatoallas con suerte al que tal vez no le importe sumarse al trío amoroso-balompédico-cumbiero...Eso sí, yo a KR le veo con el 25 (rapsoda abstenerse, por caridad

    ResponderEliminar